Últimas noticias sobre energías
Inicio » Energías Renovables » Una breve historia de la energía solar 1: Las casas solares

Una breve historia de la energía solar 1: Las casas solares

reloj-de-sol

Así que eres de los que creen que el uso de la energía solar es un invento de nuestra generación?… Pues lamento desilusionarte, la energía solar y su utilización por los seres humanos es más antigua que el hombre sobre la tierra, claro y las mujeres también, ya sabes eso de la paridad de género.

Si bien es cierto que en la actualidad, gracias a los avances tecnológicos y a la crisis energética se está convirtiendo en una opción cada vez más utilizada para proveernos de energía limpia y de forma relativamente económica al día de hoy, pero de esto ya hablaremos, prosigamos con nuestra historia.

El aprovechar la luz del sol para convertirla en energía es un fenómeno natural, las plantas lo hacen a través de la fotosíntesis de la misma forma que convertimos los rayos del sol en electricidad a través de las celdas de captación fotovoltaicas, pero en culturas anteriores es donde comenzamos a encontrar claros y sabios ejemplos de su aprovechamiento.

Al parecer los griegos y romanos construían teniendo en cuenta el aprovechamiento de la energía solar para calefacción y para el calentamiento de agua, por lo que sus diseños arquitectónicos y construcciones estaban diseñadas con características especiales para su captación.

Pero aún encontramos culturas anteriores, en las que además de ser un motivo de culto y religiosidad, utilizaban la luz solar para iluminar espacios oscuros, reflejando sus rayos en las direcciones deseadas y también para sus calendarios y determinar equinoccios, como es el caso de la mítica Stonehenge y otras construcciones mayas, por ejemplo.

También encontramos antiguas leyendas que hablan de la utilización de los rayos solares para derrotar a poderosos enemigos, como es el caso de los troyanos, quines usaron cristales cóncavos para concentrar los rayos del sol sobre la madera de los barcos de la flota enemiga, los que posteriormente ardieron hasta su destrucción.

Sin embargo y afortunadamente, en tiempos posteriores la investigación de la energía solar se ha llevado a cabo buscando usos más pacíficos. Las primeras “casas solares” fueron construidas en Alemania, después de la I guerra mundial. Si bien es cierto que no fueron muy populares, el estudio de esta forma de construcción continuó en América, pero no se hicieron conocidas masivamente en aquella época por dos motivos fundamentales y relacionados; el primero, el bajo coste de los combustibles fósiles y el segundo: el total desconocimiento de su no renovabilidad como recurso.

En 1933 y con motivo de La Exposición Un Siglo de Progreso en Chicago, un constructor llamado George F. Keck diseñó una casa construida totalmente en cristal, ya que había descubierto que incluso en los fríos, pero soleados días del invierno, la temperatura interior era bastante agradable, sin necesidad de contar con otros elementos de calefacción, especialmente si la casa estaba orientada hacia el sur. Keck comenzó a incorporar grandes ventanales orientados hacia el sur en las casas que construía y que también le servían de modelos de estudio para un mejor aprovechamiento de la energía del sol.

Hacia 1940 diseñó la primera casa “solar” pasiva en los Estados Unidos para un gran constructor, quién la replico en grandes condominios de casas construidas bajo estos principios. A Keck le debemos la aplicación del término “solar” para definir este tipo de construcciones.

Lamentablemente un pequeño, pero grave detalle fue olvidado a la hora de construir bajo este esquema: Orientar la casa hacia el sur, muchas de las casas construidas posteriormente se orientaban en otras direcciones, lo que no hacía posible el aprovechamiento de la energía solar, provocando una pérdida de interés por parte del mercado hacia 1950, coincidente con lo económico y abundantes que eran los combustibles fósiles para calefacción y otros usos domésticos, por lo que el sueño solar se durmió por varias décadas.

No fue hasta la gran crisis del petróleo en 1973 que el mundo no demandó investigaciones sobre nuevos combustibles y energías cuando la energía solar se planteó como una tecnología precursora de la producción de energía de forma sostenible y renovable en el tiempo y en décadas posteriores se ha hecho más importante debido a la crisis ecológica, el efecto invernadero, el calentamiento global y todos los graves perjuicios ambientales que cada día amenazan la vida, no solo la de la raza humana, sino que la vida en todo el planeta, por lo que encontrar nuevas formas de generación es imperioso para la supervivencia.

Al día de hoy se han retomado los estudios de Keck y su aporte al desarrollo de una construcción energéticamente sustentable, esto unido a las nuevas tecnologías y descubrimientos que nos permiten disponer de energía abundante y relativamente barata, en cualquier clima y condiciones metereológicas y lo mejor, sin emisiones de ningún tipo al medio ambiente  para esto las casas solares vuelven a ser una opción.

Foto: Jopimalg

Búsquedas Relacionadas:

  • historia de la casa solar

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación. Al continuar con su navegación entendemos que acepta nuestra política de cookies. Más información >