Últimas noticias sobre energías
Inicio » Energías Renovables » El Día de la Tierra, el Agujero de Ozono y la Energía Solar

El Día de la Tierra, el Agujero de Ozono y la Energía Solar

250px-largest_ever_ozone_hole_sept2000_with_scale

El título de este artículo es largo, ya que mezcla distintos hechos acaecidos en estos días y que están todos relacionados entre sí.

Primero, el Día de la Tierra. Para muchos habrá pasado sin pena ni gloria, como tantas otras efemérides extrañas que ya se encargan los mercaderes de inventar para hacernos consumir utilizando los sentimientos como recurso comercial.

Pero este día es importante, debiera ser instaurado por todos los gobiernos y naciones como un día especial; un día de unión y amor fraternal por todos los seres que navegamos el infinito a bordo de esta, nuestra nave madre. Sin duda es un día universal, que va mucho más allá que las celebraciones patrias, en las que militares cargados de armas de destrucción pasean orgullosamente reclamando ser dueños de trozos del planeta y amenazando a quien quiera oponerse a estos designio divinos de poder. Ojala nuestros hijos puedan celebrar el día de la tierra como una fiesta de hermandad, unión y puedan ofrecer a sus hijos un futuro limpio y en paz y hacer que la Carta de la Tierra no sea como siempre puesta en una botella y echada al mar del olvido.

También se celebró en Viena el congreso de la Unión Europea de Geociencias, una cita obligada para 9.000 científicos venidos de todo el mundo, no sólo de la UE, en la que durante varios días debaten y exponen sobre la situación actual del planeta. De todos los temas planteados, uno de los que más atención mediática acaparó fue el hecho comprobado de la estabilización del agujero de Ozono sobre la región antártica y que de seguir así las cosas, este se cerraría sobre el año 2065. Acaso es posible que estemos comenzando a revertir y a tomar conciencia?

En el mismo Congreso, otra de las informaciones que ha causado gran impacto ha sido sobre la energía solar; de hecho nuestro viejo y querido sol sigue siendo el factor más importante para esta urgente renovación de nuestra matriz energética, ya que la energía solar es, sin duda, la energía renovable con mayor potencial.

Bastaría con cubrir el 1% de la superficie del desierto del Sahara con paneles fotovoltaicos para abastecer de electricidad a todo el planeta. Ese es el ejemplo más claro de todos, que si bien técnicamente no es realizable a nivel global, nos permite entender y dimensionar las reales posibilidades que esta tecnología nos puede entregar.

Por ejemplo, es totalmente factible la construcción de centrales de generación solar en el norte de África y que la energía pueda ser distribuida hacia Europa y Africa para nuestro consumo. Evidentemente los costes económicos son altos, los expertos hablan de 40.000 millones de euros, pero después de ver el descalabro en que las “mentes privilegiadas” del capitalismo salvaje, la especulación y el pelotazo han provocado en el sistema financiero internacional y las gigantescas cantidades de dinero que han debido proporcionar los gobiernos –a cuenta de los ciudadanos- para evitar el cataclismo, no representa una gran cantidad, sobre todo si consideramos que con ello nos liberamos del uso de combustibles fósiles y del daño que estamos causando al planeta, a nosotros mismos y a nuestros hijos.

Pero claro, estas decisiones pasan por los poderes políticos y mientras estos no sientan que hay una real presión ciudadana para generar el cambio este no se producirá. Ya estamos viendo atisbos o por lo menos buenas intenciones por parte del gobierno de Barak Obama y su esfuerzo en la búsqueda de las nuevas energías. En España si bien hay que reconocer que se ha legislado y se ha apoyado el cambio de matriz en base a los huertos solares y que se ha dado gran impulso a las energías renovables, nuestra idiosincrasia, apoyada por un esquema capitalista que superpone el beneficio económico al bienestar social, ha desvirtuado totalmente el sentido de la legislación, aprovechándose de ella en beneficio de unos pocos.

El sentido de la búsqueda y renovación de la matriz energética debe ser regulado no sólo en términos de coste beneficios. No se trata de defender modelos ni sistemas económicos o políticos. Ni izquierdas ni derechas! La energía, la salud, la educación, el agua y la vivienda debieran ser patrimonio y derechos de todos los ciudadanos y de todos los seres humanos sin distinción de razas, colores y culturas… El tiempo de los nacionalismos rancios ya ha pasado, nuestro nuevo desafío es mirar al futuro como humanidad, en global y para todos.

Y para acabar como dijo John Lennon: “Imagina a todo la gente viviendo en paz y compartiendo el mundo… Me dirás que soy un soñador, pero no soy el único… Espero que algún día te nos unas y haremos del mundo uno solo”.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación. Al continuar con su navegación entendemos que acepta nuestra política de cookies. Más información >